sábado, 1 de junio de 2013

Tarta de Galleta Oreo

¡¡Hola!!

Aquí estamos de vuelta, esta vez para enseñaros una tarta para los grandes aficionados a las galletas Oreo (ese el el caso de mi novio xD). La historia de hacer esta tarta viene por culpa del mismo que os hablaba antes (mi novio). Todo empezó el día que el descubrió que se podía hacer una galleta oreo de tamaño gigantesco y entonces dijo por esa boquita "esto es lo que yo quiero para mi cumple" y sin más me puse a buscar por todos lados y encontré la receta de la galleta oreo más grande del mundo!! Así que os dejo los ingredientes para que veáis las cantidades industriales de oreo que hay que comprar...y no solo eso sino que también separar una por una la crema de las galletas!!

INGREDIENTES:

- Unas 90 galletas tipo oreo (si lo que veis, 90 galletazas!! Yo compré las de marca blanca de mercadona, tres paquetes porque son más económicas y el sabor no se diferencia)
- 200 gr. de azúcar.
- 400 gr. de queso tipo Philadelphia.
- 600 ml. de nata para montar.
- 1 sobre de gelatina neutra (unos 10 gr.).
- 100 gr. de mantequilla.
- 220 ml. de leche.
- Galletas oreo mini para decorar.

ELABORACIÓN:

En primer lugar debemos separar la galleta de la crema (reservamos la crema en el frigorífico), trituramos la galleta y mezclamos la mitad del polvo de galleta (el resto de galleta se reserva) con la mantequilla en pomada, si vemos que no queda muy consistente, lo que podemos hacer es añadir un chorrito de leche. Cubrimos el fondo de nuestro molde con la mezcla (mejor un molde desmontable) e introducimos a la nevera para que endurezca mientras seguimos con el resto de los pasos.

En un cazo ponemos la crema de las galletas, el queso y el azúcar, dejamos a fuego medio sin parar de mover hasta que todo quede bien integrado. Se le añade de toda la leche, sólo 40 ml. para que quede un poco más líquida la mezcla y el resto de la leche lo utilizamos para diluir la gelatina neutra. Cuando la mezcla esté bien caliente, añadimos la gelatina con la leche y movemos. Apartamos del calor y lo dejamos enfriar.

Es hora de ponernos a montar los 600 ml. de nata. Una vez montada, añadimos la crema anterior y lo incorporamos poco a poco con movimientos envolventes para que no se baje la nata. Hecho esto, sacamos la base de galleta, vertemos encima la crema (habremos guardado unas 3 cucharadas de crema en una manga pastelera) y volvemos a meter a la nevera para que cuaje hasta el día siguiente (a mi me gusta hacerla de un día para otro porque así me aseguro que está bien cuajada).

Lo último es espolvorear con la galleta que teníamos guardada por encima y compactarla con ayuda de una cuchara. Decoramos con unos rosetones de crema y encima de cada rosetón ponemos una mini oreo.





Como veis es muy sencilla de hacer, queda muy cremosa y como os he dicho es para los verdaderos amantes de las galletas Oreo, quizás lo más engorroso sea separar las galletas de la crema, pero como dice mi madre (que madre sabe más) la cocina requiere mucha paciencia...y en este caso yo hice el completo!!

En este caso doy fe de que al destinatario le encantó y que si por él hubiese sido se la come entera!! Así que gordito espero que disfrutases de tu día y que el próximo año te pueda hacer otra tarta igual de rica!!

Espero que os guste y disfrutéis de estos pequeños momentos. ¡Un besito!