martes, 7 de mayo de 2013

Risotto al Limón

¡¡Hola!!

     ¿Qué tal llevamos la semana? ¿Qué os parece un poco de arroz para este martes? A mi perfecto!! Y más un risotto como éste que está muy bueno y tiene ese toque fresco y ácido tan característico del limón. Lo que caracteriza a un buen risotto es la melosidad que llega a tener el risotto gracias al queso y a la yema de huevo. Sin más os doy los pasos a seguir para que podáis hacerlo en vuestras casas y disfrutéis de este buen sabor!!

INGREDIENTES:

- 250 gr. de arroz.
- 500 ml. de caldo (a ser posible de verduras).
- 50 ml. de vino blanco.
- 40 gr. de mantequilla.
- 40 ml. de aceite de oliva.
- 1 yema de huevo.
- 40 gr. de queso parmesano (se puede sustituir por otro queso de igual características, o algún queso manchego que de sabor).
- Zumo de un limón.
- 1 cebolla.
- Sal y pimienta.

ELABORACIÓN:

      Salteamos el arroz en una sartén con un poco de aceite hasta tostarlo ligeramente, se añade la cebolla picada muy fina y se saltea todo un par de minutos más. Lo siguiente es bajar el fuego y añadir el vino blanco, dejamos que evapore el alcohol.

     Se agrega el caldo poco a poco y dejamos hervir durante 15 minutos hasta que esté el arroz hecho ( no se añade caldo hasta que se haya consumido el que habíamos echado antes, se añade justo para cubrir el arroz y de esta manera os saldrá un buen risotto). Se agrega la mantequilla y se aparta la sartén del fuego.

     Fuera del fuego se añade el zumo de limón y la yema del huevo, se mezcla todo bien y justo al momento de servir se añade el parmesano rallado.


     Como veis es muy sencillo, puede espolvorearse perejil picado por encima para dar un poco de color y ralladura de limón. Existen infinidad de risottos, yo os doy una opción pedo simplemente cambiando el limón por algún otro ingrediente (setas, verduras, marisco...) tendréis un nuevo plato. Yo os animo como siempre a hacerlo, ya sabéis que las cosas que hace uno mismo siempre saben mejor!!!

      Espero que os guste y disfrutéis de estos pequeños momentos. ¡Un besito!